Traducción

lunes, 23 de marzo de 2015

Cincuenta sombras de Cervantes


Tumba de Antonio Machado y su madre, en Collioure (Francia)
            No contenta con haberse puesto en ridículo a nivel mundial en su presentación de la candidatura de Madrid a las Olimpíadas de 2020 con su ya mítica “relaxing cup of café con leche”, Ana Botella ha tenido la ocurrencia de despedir su mandato con una conferencia de prensa -digna de una película de Berlanga- en la que proclamó a bombo y platillo el hallazgo de los restos óseos de Cervantes (de cuya desgraciada vida ya hablé en uno de mis últimos artículos aquí, http://anagomila.blogspot.com.es/2015/02/la-cancion-de-clavileno.html).
            Pero lo más chocante de dicha conferencia de prensa no era la noticia en sí misma, que a más de uno puede dejar indiferente, sino el modo en que el alocado entusiasmo de la alcaldesa contrastaba con las tibias declaraciones de Francisco Etxeberria, médico forense y director del equipo multidisciplinar que ha llevado a cabo las excavaciones en la cripta del convento de las Trinitarias de Madrid, que se limitó a decir: “No lo hemos podido resolver con certeza absoluta y por eso somos prudentes”. Parece ser que los huesecillos en cuestión no se encuentran en un estado de conservación lo suficientemente bueno como para poder practicarles la prueba del ADN –cosa del todo lógica, teniendo en cuenta los cuatrocientos años y un traslado que se han sucedido desde entonces- y, además, no hay descendientes directos de Cervantes con que cotejarlos. Por ello, los científicos sólo se han atrevido a asegurar que “algo hay, a la vista de toda la información generada en el caso de carácter histórico, arqueológico y antropológico”.

            Que Cervantes quería ser sepultado en las Trinitarias no es ninguna novedad, sino cosa sabida de antemano. De hecho, su partida de defunción aclara que “Mandóse enterrar en las monjas Trinitarias”, ya que era vecino del barrio, dichas monjas eran las protegidas del conde de Lemos, benefactor asimismo de Cervantes, y en dicho convento residía su hija natural, Isabel de Saavedra, una de las mujeres que más influyó sobre él, bajo el nombre de sor Antonia de San José. Que fuera inhumado allí era del todo lógico, en definitiva; por lo que el torticero anuncio de Ana Botella no pasa de ser una mera perogrullada electoralista.
            Y en cualquier caso, ¿qué más da dónde esté enterrado? Al igual que Francisco Rico, experto en la obra cervantina y autor de una de las últimas ediciones canónicas del Quijote, soy de la opinión de que no hay que turbar el sueño de los muertos con las baladronadas de los políticos. “Como filólogo, me importa recuperar el texto del Quijote de acuerdo con la última voluntad del autor”, afirmaba Rico en un reciente artículo publicado en El País, “Como prójimo, opino que lo más justo es respetar en otros aspectos la que fue también su última voluntad”, así que “ni urna ni leches”. Es decir, dejadle reposar donde y en las condiciones en que él mismo decidió hacerlo. Resquiescat in pace, en definitiva.

            Pero el de Cervantes no es el único cadáver exquisito que las autoridades tratan de exhumar sí o sí para atizarles un entierro a la altura de las circunstancias o, lo que viene a ser lo mismo, para salir en la foto. La Junta de Andalucía lleva años perforando el barranco de Víznar y aledaños en busca de los restos del poeta y dramaturgo Federico García Lorca en contra de la voluntad de su propia sobrina. En palabras del arqueólogo que dirige los trabajos: “Yo a mis muertos quiero tenerlos en lugares dignos, y no entiendo que haya gente que no lo vea así. En cualquier caso, me parece que esto sobrepasa lo familiar. (…) Lorca es de todos y es impresentable que España tenga a su poeta más universal tirado en un sitio como éste”. Para colmo, el día en que lo encuentren se marcarán un tanto seguro, pues su cadáver es inequívocamente reconocible gracias a su cráneo, muy globuloso, un defecto que tenía en los pies y, sobre todo, a que sabemos a ciencia cierta que fue arrojado a la misma fosa que un maestro de escuela que tenía una pierna amputada, Dióscoro Galindo.
            En mi opinión, semejante obsesión raya con la necrofilia, que al parecer está casi tan extendida entre nuestras autoridades como el sadomasoquismo a lo Grey. ¿Cervantes es de todos...? ¿O tan sólo su obra? Más leer y menos revolver tabas, digo yo.

8 comentarios:

  1. Sono d'accordo che non si debba disturbare il sonno dei morti, specie se viene fatta una forma di propaganda.
    In questo libro "Lascia stare i santi. Una storia di reliquie e scienziati" di Guido Barbujani si va addirittura a toccare i resti di alcuni santi, ma la ricerca rimarrà irrisolta perché Il passato continua sempre senza risposte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie per il tuo contributo, Gioacchino! Il libro di cui parli nel tuo commento sembra molto interessante, proverò a trovarlo nella mia prossima visita a Roma...

      Eliminar
  2. R.i.p.
    Purtroppo chi, a tutti i costi, cerca consenso politico e notorietà, non solo non ha IDEE utili alla comunità dei vivi ma scomoda pure quella dei morti. Miserrimi, non aggiungo altro.

    ps: Ana, come sempre brillante e sensibile. Grazie anche Gioacchino DiMaio per la segnalazione del libro.
    Ad Majora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ad Majora, bella! E grazie sempre per commentare.

      Eliminar
  3. Estoy bastante de acuerdo con lo que dices (no te acostumbres) y me gusta que cites a cada uno de los personajes con sus palabras textuales. Otra fea costumbre del periodismo español es tergiversar las frases de las personas que intervienen en un debate. Me indigna especialmente la frase del arqueólogo que considera que estar enterrado en un barranco es impresentable. Yo creo que un poeta como Lorca no necesita ya demostrar nada. Tal vez son ese arqueólogo y los políticos que lo apoyan los que están necesitados de hacer demostraciones.

    Ana Botella también está muy necesitada de demostrar que su nombramiento como alcaldesa de Madrid tiene alguna justificación. Y la tiene, pero no es una de la que pueda sentirse orgullosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no sé por qué, pero me he reído mucho al leer tu comentario... Quizá por tus insinuaciones malévolas acerca de Ana Botella, la Mata Hari de Madrid. O quizá por ese extraño arqueólogo que "considera que estar enterrado en un barranco es impresentable" (!!!). Estoy de acuerdo contigo en que, si eso es lo que piensa, no se entiende que eligiera la profesión que escogió y no montara una empresa de pompas fúnebres en la que adecentar con gusto a los difuntos, jajaja. ¡Pobres huesos!

      Eliminar
  4. Normalmente que la gente se ría sin saber por qué no es buen síntoma.

    Pero en tu caso me parece bien.;-)

    ResponderEliminar